0%
3 min read

La verdad tras un ‘Sobrinity Manager’ y el motivo para no querer uno en tu empresa

0

 

Tanto si estás al mando de una empresa, como si eres un apasionado del marketing o simplemente te ganas la vida en el área de Social Media, estarás de acuerdo que parte de la rutina cotidiana consiste en estar al día en nuevas aplicaciones, los grandes fraudes y éxitos en campañas publicitarias, nuevos conceptos, charlas online o grandes ejemplos de crisis y sus posibles métodos para sobrellevarlas.

En medio de esta vorágine de información, surge el concepto de “Sobrinity manager”, del cual se pueden derivar muchas definiciones, pero que hemos intentado resumir en las más llamativas que circulan en la red

  • dícese del familiar amigo o conocido que gestiona las redes sociales de un negocio porque “sabe mucho”, tiene muchos amigos en Facebook y un QI (Quien lo Indique) muy alto, su padre o un familiar cercano suele ser el dueño de la empresa.
  • persona con poco o ningún conocimiento profesional sobre redes sociales, métricas y diseño, contratado generalmente para ahorrarse el costo del trabajo de un experto.
  • Suelen ser jóvenes, por lo que su ímpetu les hace olvidar que son la cara de una marca y al carecer de instrucción sobre las normas más básicas de conducta en redes sociales, suelen gestionar las cuentas de la marca como perfiles personales, actuar por instinto y lanzar mensajes, sin detenerse a pensar en las consecuencias que sus acciones puedan acarrear para la compañía que representan.
  • Su inexperiencia suele verse reflejada a través de continuos fallos en ortografía y baja calidad de sus contenidos.
  • Se considera a sí mismo un gurú de las redes y si desconoce alguna herramienta dirá que eso ya no se usa.
  • No sabe qué hacer cuando algún post o comentario se sale de control y su reacción más lógica será borrar los comentarios de sus seguidores.
  • En presencia de un troll, jamás reconocerá un error y luchará agresivamente por demostrar que tiene razón, sin importar la reputación de la marca
  • Suelen cobrar muy por debajo del precio de un verdadero profesional.

 

Motivos para evitar a este tipo de empleados

 

La reputación corporativa de la empresa puede desmoronarse en un momento pese a todo el esfuerzo diario que ha significado construirla.

Si eliges abaratar costos al contratar a un familiar inexperto, estarás dejando de lado la reputación, experiencia y construcción de la marca…y eso sí te saldrá caro.

La confianza del cliente, es muy frágil por lo que una vez dañada resulta muy complicado recomponerla.

Las redes sociales, pese a ser llevadas por más de medio mundo con destreza, no son un juego de niños si se trata de la representación de tu emprendimiento. Debes tener en cuenta que tras cada opinión publicada, estás comprometiendo la imagen que buscas proyectar e influenciando los intereses a los que diriges día a día tu trabajo.

Ejemplos de cómo actúa un “sobrinity manager”:

El caso de la marca de alimentación infantil Hero Baby

El  ejemplo que veremos a continuación, es un fallo muy común entre los incipientes ‘sobrinities’  quien debió confundir su cuenta personal con la del periódico sevillano en un partido de fútbol entre Costa Rica y Grecia, de octavos de final del pasado Mundial de Brasil. Revisa aquí su reacción personal a nombre del periódico

Dejar las redes sociales de una marca o un personaje público en manos de una persona sin formación o experiencia puede hacer que surjan una serie de problemas en los que la marca es la gran perjudicada.

 

Suscribete a Gudshit
[contact-form-7 404 "Not Found"]