0%
4 min read

Grandes fiascos en publicidad de las últimas semanas: Kilye Jenner + Pepsi y otros imperdibles

0

Mezclar rostros conocidos con una marca que busca repuntar en el mercado no es nada nuevo. De hecho, la popular Pepsi lo lleva haciendo desde hace mucho tiempo atrás. Sin embargo, en su afán de volver a ser puntera, entregar un mensaje positivo y lucir acorde a la contemporaneidad fracasó estrepitosamente.

El anuncio que horrorizó a especialistas y consumidores contaba con la presencia de la modelo Kendall Jenner, quien aparecía dejando una sesión de fotos para unirse a una protesta con gran presencia policial. La modelo relaja la tensión de la escena, caminando hacia la línea policial y dando a un policía una lata de Pepsi, lo cual provoca aplausos entre los manifestantes.

A todas luces, la idea fue un fracaso, una gran marca de sello norteamericano sin un pasado reivindicativo ni comprometido políticamente, no debió intentar apuntar a ese rincón sensible del momento histórico social que representa las luchas de las sociedades en muchas partes del mundo.

Como consecuencia, Pepsi tuvo que pedir disculpas a usuarios y al “rostro” involucrado. Además de verse obligado a retirar el anuncio tras acusaciones de bajar el perfil de las protestas que representaban al pueblo norteamericano manifestándose en contra de muchas de las políticas de Trump que perjudican a mujeres e inmigrantes.

Pese a ser el caso más sonado del último tiempo, no es el único que ha recibido la crítica inmediata y despiadada de las redes sociales:

 

La marca alemana de cremas y cuidados faciales Nivea también tuvo que disculparse por un desacertado anuncio de desodorante con el lema “blanco es pureza”, que desde cualquier punto de vista, es insalvable. Por supuesto, fue tildado de insensible, racista y discriminatorio.

 

Otro gran fiasco injustificable, es un anuncio creado por la marca de una de las barras de chocolate más populares del mundo: Snickers. En la lamentable publicidad aparecía Mr. T de ‘Los Magníficos’ , pero ni siquiera su popular imagen pudo salvarlos de la acusación de homofobia.

 

 

En la insensata escena, aparecía Mr. T disparando barras de chocolate Snickers a un hombre que caminaba rápido y vestía unos ‘shorts’ amarillos, mientras el musculoso héroe televisivo le gritaba “Eres una desgracia para la raza masculina. Es momento de correr como un hombre de verdad”.

Mars, la gigantesca marca dueña de Snickers intentó salir al paso de la polémica situación argumentando que “ la intención del anuncio era ser divertido, pero el humor es subjetivo”.

“Metidas de pata” en publicidad hay muchas y la mayoría suele quedar en la memoria colectiva, ya sea para hacer tambalear la marca y su credibilidad o para simplemente transformarse en un meme que termina dando un afortunado vuelco para los creativos, ya que en la memoria desaparece el error quedando las risas y la deformación del ‘error’.

Un ejemplo de esto es una de las campañas de Benetton, la reconocida marca de ropa que sin lugar a dudas, cambió todo lo que el mundo del textil había visto en publicidad, dotando a la marca de un contenido social en el que l@s modelos ni siquiera necesitan vestir una prenda fabricada por ellos para impactar y generar fidelidad en sus consumidores.

En el año 2011, fue creada una campaña que a día de hoy sigue vigente: “Sin Odio” (Unhate). La idea era ‘transgresoramente’ positiva pero la marca italiana llevó algunas de sus imágenes a un nivel que NO todos estaban dispuestos a aceptar.

En una de las fotografías de la campaña, la marca utilizó la imagen del papa Benedicto XVI besando a un imán egipcio lo que causó la ira del Vaticano quienes amenazaron con una acción legal

El Vaticano dijo a travé de un comunicado que el anuncio era “perjudicial no solo para la dignidad del Papa y de la Iglesia católica, sino también para los sentimientos de los creyentes”.

La Casa Blanca también rechazó las imágenes del entonces presidente Barack Obama, pero Benetton no las retiró.

Suscribete a Gudshit
[contact-form-7 404 "Not Found"]